Remontar el vuelo

 

PRVOL_01_AlbaMercader

U113271

Título: El fin de una época. Sobre el oficio de contar las cosas.

Autor: Iñaki Gabilondo

EditorialBarril & Barral

Primera edición: Septiembre de 2011, Barcelona

Número de páginas: 174

Idioma: Castellano

Precio: 8,95 €

Iñaki Gabilondo escribe “El fin de una época” para reflexionar sobre los cambios que ha vivido la profesión desde que entró en la radio con tan sólo 21 años. A través de las 174 páginas medita sobre la realidad de la profesión, por qué los ciudadanos cada vez se ven más separados de los medios de comunicación, qué es lo que se ha hecho mal para que él se sienta decepcionado y desilusionado.

A través de sus palabras también trata de recetar las píldoras necesarias para sanar al enfermo. ¿Qué es lo que le hace falta para conseguir estar al lado de los ciudadanos? Entre otras muchas razones, sobresale la crítica a la falta de ética de los profesionales, que se han puesto de parte del poder, en lugar de los ciudadanos. La búsqueda de la máxima rentabilidad por encima de los valores, todo bajo la bandera de la “libertad de expresión”.

Iñaki Gabilondo es un reconocido periodista en España, y con “El fin de una época” ha querido plasmar toda su opinión acerca de cómo ve la profesión en la actualidad, y qué es lo que cree que ha cambiado desde que empezó en 1963.

Pese a no haber vivido la misma época del periodismo que Gabilondo, coincido en toda y cada una de las exposiciones del periodista. Salvo en una cosa, que sea difícil revertir la situación.

El periodista cree que se están perdiendo los valores por una razón: el dinero. Ahora, lo primero que se hace es mirar las audiencias. No se tiene en cuenta qué es lo que le beneficia al espectador/lector/oyente. Gabilondo opina que en la actualidad reina el espectáculo, hasta en los telediarios, donde tratan de enganchar a los espectadores que vienen de ver un programa con esas características.

El periodista pone énfasis en la formación de la calle. No cree que al profesional de la comunicación se le tenga que medir por sus notas académicas ni por sus máster, sino que tiene que salir a la calle, conocer qué es lo que pasa en el barrio, en los juzgados, en el hospital, la iglesia. Empaparse de lo que pasa a su alrededor, abrir la mente, estar preparado para cambiar de opinión. Gabilondo sostiene que la voluntad, la tenacidad, el trabajo, el afán de aprender, el intento de mejorar, la humildad para reconocer el error y la integración en equipo son las cualidad capitales.

Gabilondo critica el periodismo actual porque “busca la máxima rentabilidad de cada actividad hasta el punto de afectar el propio ejercicio del periodismo”. Llega incluso a decir que se está modificando la ética profesional de algunos periodistas que se entregan a estos objetivos.

manuel_leguineche

Captura de pantalla 2011-02-24 a las 20.58.14En el libro destaca la labor de Manu Leguineche y Evaristo Canete. Profesionales que alaba por su trabajo de reporteros en diferentes guerras. Y es que, Gabilondo cree que los enviados especiales engrandecen a los medios, pero ya no sobreviven aquéllos que se lo puedan permitir.

Por encima de todo, subraya la necesidad de que exista la gente. Personas que no sean individualistas, que tengan preocupación por el prójimo, para que el periodismo pueda resistir en el tiempo.

Por último, reproduzco un fragmento del libro, en el que expresa cómo se siente ante la situación que está viviendo: “Como expliqué en mi despedida televisiva, me he sentido decepcionado, desanimado, me he sentido incluso escéptico; pero no me rindo. Sigo siendo uno de los nuestros. Sigo perteneciendo a quienes compartimos una misma concepción del periodismo, de la política, de la vida en fin. Sin duda, me siento desengañado, herido, con las ilusiones marchitadas y los sueños apolillados, pero no tengo intención de rendirme ni de abandonar mis ideales. Lo que suceda en mi futuro profesional, (…) jamás se adecuará a la lógica interna que subyace en muchos de estos juegos, pues yo pienso morirme siendo uno de los nuestros”.

“Es necesario que se quede alguien de guardia en nombre de la sociedad para explicar cómo se porta el poder y para vigilar que no abuse de nosotros aprovechando que estamos distraídos contándonos la vida del otro”, pág 27.

“No sirve la prepotencia de preguntar: ¿Dónde pone que es delito?. Uno debe llegar hasta donde haya decidido colocar la raya que la detiene”, pág 45.

“Lo que permite a un periodista sobrevivir en el mundo de hoy no es aprender muchas lenguas, sino conocer cuáles son los distintos idiomas de la sensibilidad de la vida”, pág 59.

“Pedro J. Ramírez hubiera podido ser el mejor periodista del país si se hubiera dedicado a este oficio, pero se ha dedicado a otro: al oficio de querer mandar sin presentarse a las elecciones”, pág 77.

Siempre he preferido tener un poco menos de información y en cambio un poco más de independencia que un poco más de información y un poco menos de libertad”, pág 81.

 

 

Anuncios

¿Y por qué no?

PR09_lamarea_300413_AlbaMercader

Credibilidad, ésa es la palabra. ¿Cómo podemos aceptar de buen grado todo lo que nos dicen los medios sabiendo que hay intereses ocultos tras cada palabra que se publica? Hoy en día, el periodismo está en auge en las universidades. Pero no en los quioscos. La última encuesta publicada por el CIS acerca de la profesiones peor valoradas de España revela que los ciudadanos de este país no ven con buenos ojos a los periodistas y los sitúan los segundos, después de los jueces.

¿Qué es lo curioso? Que ninguno de nosotros, que vivimos por y para ella, nos preguntemos cuál es el motivo. Todos sabemos qué hacemos mal en esta profesión. Pero la dinámica está cambiando. Medios de comunicación como La Marea tratan de desmarcarse de diarios en declive como La Razón.

Los estudiantes de Periodismo de la UMH pudieron conocer de primera mano cómo hacer periodismo sin autocensurarse. Toni Martínez, fundador de La Marea, explicó a los alumnos cómo decidió dar un paso tan importante como el de crear MásPúblico y cuáles son sus intenciones con esta iniciativa.

Captura-de-pantalla-2013-04-12-a-las-04.13.26

Toni Martínez, fundador de La Marea, explicó a los alumnos cómo hacer periodismo sin intereses empresariales (Fuente: Periodismo UMH)

Toni Martínez trabajaba para el diario Público, hasta que el “trotskista” Jaume Roures, como le gusta llamarle, decidió cerrar el diario echando a la calle a 130 trabajadores, el 85% de la plantilla. De este revés, salieron ocho medios independientes que enriquecen al periodismo. Entre ellos se encuentra la Revista Mongolia, eldiairo.es, Infolibre, y por supuesto, Más Público a la que pertenece la revista La Marea. Según cuenta Toni Martínez, el objetivo de La Marea es hacer “un periodismo libre de intereses particulares, que no presionen ni las empresas ni los políticos, ser un medio transparente y honesto”.

Y los que lean esto puede que se estén preguntando: ¿y cómo consiguen tal fin? Sencillo en la teoría, no tanto en la práctica: no dependen de la publicidad. Sus ingresos provienen de las ventas, -Oh, sorpresa-, y de los suscriptores, -Oh, sorpresa mayor-. Es difícil imaginar que una empresa periodística se mantenga en pie de esta forma, mientras diarios consolidados despiden a sus trabajadores aun cuando tienen beneficios. Pero sí, es posible y se llama La Marea.

Una de sus mayores premisas es que su financiación no condicione sus contenidos. Además, cuentan con un Código Ético estricto para la publicidad cuya condición más importante es que no contradiga sus principios editoriales. Algo así como si condeno la prostitución en mi revista, no se anuncian en ella. Lógico, ¿no?

Cabe destacar el diseño, también innovador. Nada tiene que ver con los medios tradicionales, una vez más.

Sin títuloSin títulommk

El paso de Toni Martínez dejó un buen sabor de boca a los alumnos. Dio un halo de esperanzas para todos aquellos que nos despertamos con las malas noticias del paro en la profesión. De la quiebra de medios importantes. La cooperativa, un modelo de negocio poco extendido en este país parece que empieza a caminar a pasos agigantados. La Marea lleva poco tiempo en el mercado, pero han conseguido mucho. En tiempos difíciles siempre hay una salida ingeniosa, que rompa con todo lo anterior para que se vuelva a construir un futuro. Parece que con el éxito de los desterrados de Público se abre un nuevo camino. ¿Llegaremos a afirmar algún día, como hizo Julieta Rudich en referencia a Austria (Jornadas de Periodismo), que en España no hay intereses de empresa en los medios de comunicación?

Mentiras y periodismo, antagonistas

stephen-glass

Stephen Glass

Stephen Glass. Así se llama el hombre que se quiso convertir en el periodista más laureado de Estados Unidos. ¿Cómo? Mintiendo. Inventándose historias que después publicaba en The New Republic, un prestigioso periódico donde habían colaborado personajes de renombre como George Orwell, Virginia Woolf o Philip Roth, entre otros. Sin lugar a dudas, una historia real e interesante que recoge la película “Shattered Glass” (El precio de la verdad).

Stephen Glass era un joven periodista querido dentro de la redacción de The New Republic. Contaba sus historias en primera persona, de una forma cinematográfica. Con el artículo Spring Breakdown varios afectados mandaron cartas al diario para desmentir su información, pero no fue hasta la publicación de Hack Heaven cuando se destapó el escándalo. El artículo trataba de un hacker de 15 años al que contratan como consultor de seguridad en la empresa Jukt Micronis después de haber entrado en su sistema informático y expuesto sus debilidades. Todo falso.

Adam Penenberg, redactor del diario online Forbes, especializado en noticias sobre internet y las nuevas tecnologías, quiso investigar la noticia publicada por Glass porque no entendía cómo se le podría haber escapado a él dicha información.

Descubre que la empresa Jukt Micronis no existe. Mediante una conferencia telefónica con

el director de The New Republic, Charles Lane, y el propio Glass, trata de cotejar datos y números de teléfono que descubre que son falsos. El paso que da Penenberg es el más importante de toda la historia y determina el futuro de Stephen Glass. Finalmente Adam Penenberg publica sus “Mentiras, malditas mentiras y ficción” sobre el tema, destapando el caso del periodista de The New Republic . Si este reportero de Forbes, un diario online que acababa de nacer, no llega a investigar dicho artículo y trata de llegar hasta el final del asunto, para Glass habría sido otra historia más que encand

ila a los lectores y sus compañeros de redacción.

Tras este escándalo, cabe preguntarse si la confianza entre redactor-director es suficiente y sucedáneo de los sistemas tradicionales de control de calidad y veracidad. En la película el director del diario llega a afirmar que le tuvieron en plantilla porque les parecía divertido. Ambos directores que trataron a Stephen Glass sentían debilidad por el benjamín de la redacción. Logró saltarse los controles que, como cuentan los protagonistas, no son frágiles. Todo era revisado por editores quienes evaluaban la calidad y el contenido de la historia. Luego, los fact checkers verificaban cada detalle. Otros editores pulían el estilo de escritura y los abogados buscaban posibles problemas legales. Y luego, una vez que la historia estaba terminada, todo el proceso se repetía una vez más.

También deberíamos replantearnos si todo vale por la fama y el reconocimiento en la profesión. Muchos otros casos de reportajes inventados como el de Janet Cooke alegaron la presión que sentían desde el periódico para llegar a tiempo con un reportaje nuevo a la redacción. Son muchos periodistas los que sienten dicha presión, y parece que es un sentimiento generalizado. La mayoria solventan esa situación de una forma sana, y otros inventan historias para complacer a los altos cargos.Está claro que este hecho es un caso aislado y para nada es la práctica habitual en periodismo. Pero no es el primer caso ni el último.

Web falsa de Jukt Micronis

Llama la atención la tenacidad del periodista que llega incluso a pasarse la noche en vela para crear una web de la empresa ficticia (imagen derecha) y unas tarjetas de visita. También la agudeza para salir del paso en cada pregunta molesta de su director.

La falta de ética en este caso es evidente. Y ante eso, no se puede hacer nada. No se trata de la profesión, sino de la persona. Años después se puede demostrar que Stephen Glass, no ha aprendido nada. Sacó un libro llamado El Fabulista, sigue lucrándose de sus mentiras. Una vez licenciado en Derecho, le costó pasar los exámenes éticos para ejercer la abogacía. En 2012, 14 años después de haber empezado en New Republic, ha logrado aprobar el examen y comienza una nueva vida.

Aquí os dejo el vídeo de la entrevista en la CNN sobre su libro, y en consecuencia, sobre los 27 artículos inventados (de 41 publicados). Sólo para eruditos en lengua inglesa.

Con historias como la de Stephen Glass queda demostrado que el rigor, la verificación y el buen periodismo no son cualidades que obedezcan al tipo de medio en el que se publique: si son medios online o tradicionales. Son aspectos que dependen exclusivamente de los periodistas que integran la empresa al completo. El pensamiento de que los diarios online carecen de rigor y autenticidad existe. Pero en la práctica no es real. Periódicos nacidos en internet como eldiario.es son reconocidos por su buen periodismo. Llevan poco tiempo en marcha y es apresurado dar un veredicto, pero por ahora no se les conoce escándalo alguno. Está integrado por periodistas de prestigio, con experiencia y no por ser un medio online van a dejar de lado las buenas intenciones que venían practicando en otros medios de comunicación.

Por otro lado, ser un medio tradicional no es garantía de buen periodismo, como se puede ver con el caso de Stephen Glass, Janet Cooke (que logró el Premio Pulitzer con un reportaje falso publicado en Washington Post) y Jayson Blair (New York Times), entre otros. O uno más reciente y cercano, el caso del diario El País publicando las fotos de Chávez tanto en su versión online como en la tradicional, teniendo que salir en los quioscos más tarde que sus compañeros por retirar de la portada la foto de la discordia.

PR08_GLASS_270313_ALBAMERCADER

La prensa cambia y sigue viva

000032679_1_la_foto

Albert Montagut fue uno de los primeros periodistas en creer en las nuevas tecnologías (fuente: planetadelibros.com)

-PR07_NEWPAPER_130213_ALBAMERCADER

Ficha del libro

Título: NewPaper, cómo la revolución digital transforma la prensa.

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 430

Editorial: Deusto

Palabras clave: Periodismo, crisis, periódico, Internet, tecnología

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado el mundo. Todas las grandes empresas tienen su propia página web y han surgido nuevas profesiones: community manager. Pero no existe profesión en el mundo que haya conectado más con internet que la del periodismo. Albert Montagut cuenta en su nuevo libro “Newpaper, cómo la revolución digital transforma la prensa” los inicios de internet en las redacciones de los periódicos más importantes de España y las dificultades que ha tenido para establecerse en esos diarios. Además, da una visión positiva de las nuevas tecnologías y comparte sus experiencias desde que vio una tableta por primera vez o colocó un ordenador en medio de la redacción.

A través de las opiniones de numerosos periodistas como Alfonso Rojo (Periodista Digital), Pedro J. Ramírez (El Mundo), Ignacio Escolar (eldiario.es) y Juan Luis Cebrián (El País), reflexiona sobre el futuro del periodismo y la dualidad de los medios impresos y digitales. El mundo print, como lo llama el autor, sufre una de sus mayores crisis. Cuando tuvieron que tomar decisiones acerca de lo que se avecinaba con la llegada de internet, no supieron actuar en grupo y defender sus intereses. Muchos esperaron a que los jefes actuaran, otros no creían que fuera una alternativa real, mientras que los periodistas veteranos lo veían como de segunda clase: “el que no vale, al online” es una de las frases que se repite para reflejar las actitudes de aquel momento.

PORTADA-LIBRO-SPB0210996-MAX

Además, trata de explicar los errores que ha cometido la prensa hasta llegar a ser el segundo sector con más paro desde que empezó la crisis. Para ello, critica la falta de investigación, de análisis, el reportaje y los artículos de fondo y, por tanto, el papel de los periódicos como un “cuarto poder” que denuncia la corrupción y mantiene a raya a los políticos. De esta forma, recuerda que la grandeza del periodismo es su credibilidad e independencia, además de la comprobación y la ética. Esto es fácilmente demostrable con la propia experiencia, el domingo 3 de febrero con el escándalo de los papeles de Bárcenas, los quioscos de Benidorm tienen agotados El País a las 12 de la mañana.

Sin lugar a dudas, internet se ha convertido en el medio de información por excelencia para los jóvenes. Los tiempos han cambiado, y el hábito de comprar el periódico de camino al trabajo es una cultura en peligro de extinción. Cada año los periódicos impresos obtienen menos ingresos por publicidad, y lo que recaudan por el digital no suple la caída de los impresos. Por este motivo, en el libro varios periodistas se plantean poner de pago las informaciones de sus periódicos digitales. De hecho, El Mundo abrió su formato en Orbyt al que sólo pueden acceder los usuarios que pagan una cuota mensual. El País ya lo intentó hace una década y tuvo que reabrir sus informaciones al público para llegar a más gente. El pago por contenidos digitales es una idea que están llevando a cabo importantes periódicos estadounidenses pero que no garantiza la viabilidad de las empresas. Es más, en un país como España en el que no se paga ni por la música, ni por el cine, ni por los libros, se hace impensable que esa fórmula prospere. Además de por la pillería, hay factores que dificultan que la idea funcione: la facilidad que existe para abrir un nuevo medio digital gratuito donde publicar las mismas informaciones, el “copia y pega” que puede hacer que dicha información circule sin restricciones, etc.

Otra de las salidas que analizan los profesionales que aparecen en el libro es la reducción de la periodicidad. La solución que contemplan es sacar a la calle periódicos semanales, con artículos en profundidad, donde predomine el análisis y los reportajes de investigación. Como contraste a los artículos de última hora que aparecen en los medios digitales, donde la rapidez, la novedad y la brevedad son los puntos fuertes. Una idea que no parece tan descabellada como las anteriores.

“Lo importante es que el periodismo que se haga sea un buen periodismo.” Antonio Franco, director fundador de El Periódico de Catalunya. (Página 27).

“De cara al futuro, pienso que los lectores estarán educados de forma que lo “natural” para ellos será lo electrónico.” Antonio Franco, director fundador de El Periódico de Catalunya. (Página 35).

“Esto lo va a cambiar todo.” Montagut en referencia a las nuevas tecnologías e internet. (Página 61).

“El resumen de internet es un espectacular éxito desde el punto de vista de audiencia y un desastre como modelo de negocio.” Pedro J. Ramírez, director de El Mundo. (Página 251).

“La prensa sería el segundo sector, después de la construcción y el inmobiliario, en sentir el látigo de la crisis.” (Página 270).

Beata Nowacka repasa la vida y obra de Kapuscinski

PR03_KAPU_141212_ALBAMERCADER

Beata Nowacka visitó la clase de 4º de Periodismo de la UMH para dar una charla sobre el periodista polaco Kapuscinski (Pinsk, Bielorrusia, entonces parte de Polonia, el 4 de marzo de 1932 – Varsovia, 23 de enero de 2007). La charla fue en inglés, pero José Alberto García Avilés fue el traductor simultáneo durante la jornada. Nowacka es biógrafa de Kapuscinski (Kapuscinksi: Una biografía literaria), además es profesora de la Universidad de Silesia, de la que el periodista es Doctor Honoris Causa. Nowacka es una de las investigadoras con mayor reconocimiento internacional por su estudio de la obra del periodista polaco.

Beata Nowacka y García Avilés

Beata Nowacka y García Avilés en el aula de Atzavares. / Alba Mercader

Para Nowacka, Kapuscinski cambió el periodismo y lo convirtió en literatura. Tiene un reconocimiento internacional, recibió 50 premios internacionales y sus obras se estudian desde diferentes puntos. Beata proyectó una parte del documental hecho por la BBC, Your man who is there.

Kapuscinski empezó su carrera estudiando Historia en la Universidad de Varsovia.  Pero al final de la década de los 50 surgen nuevas naciones en África y decidió que no quería estudiarlo desde la biblioteca. Eligió visitar países exóticos en cuanto a política. Desde allí trabajaba para una agencia de noticias modesta de Polonia, de una forma muy independiente.

“Tuve mucha suerte porque al ser tan modesta, no tenían dinero para otro periodista y así podía cubrir las 50 naciones.” Kapuscinski

Tuvo varios problemas en los puntos de control, de los que salía pagando, pero con rasguños.

“Cuando todo está tranquilo me duermo, quiero ir a sitios peligrosos, para ponerme a prueba.” Kapuscinski

Kapuscinski sobrevivió a 30 revoluciones y a cuatro sentencias de muerte.

Según Beata Nowacka, la experiencia en África, viviendo con los más pobres, le sirvió en la vida para tener un gran respeto por el otro.

“La experiencia de vivir con otros más distantes me ha enseñado que la empatía por los otros es lo que construye la humanidad.” Kapuscinski

Kapusckinsi pensaba que el reportero es alguien que debe amar a las otras personas, que puede empatizar con ellas. El reportero depende de la amabilidad que tengan con él, si quieren compartir sus historias con él o no.

Además de destacar su obra periodística, habló de su andadura como poeta y fotógrafo. A través de la fotografía quería retransmitir la dignidad de esas personas retratadas. Desde la web de la Asociación de Periodistas Europeos se pueden contemplar estas imágenes.

Gracias a sus trabajos en África, se le considera como interprete de otras culturas, Kapuscinski decía: “Estoy allí para contar como vive esta gente”.

En cambio, del periodismo actual decía que lo que sale publicado en los medios es poco creíble porque mucho de los contenidos de los medios actuales no están escritos por periodistas sino por trabajadores, que tratan solo de conectar ideas.

“Los medios actuales son muy ruidosos para captar el interés del mundo, como la globalización. Yo quiero ser la voz de los que no tienen voz. Sobre todo en los sitios que no tienen medios de comunicación para contarlo.” Kapuscinski

#YOMECOMPROMETO, campaña contra la violencia de género

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_ALBAMERCADER

Los alumnos de 4º de Periodismo de la UMH asistieron en Atzavares a la presentación de la campaña #YOMECOMPROMETO. El periodista alicantino, Rubén Ferrández, junto al director del spot, Ángel Gómez, contaron su experiencia y lo que quieren conseguir con esta iniciativa.

Raúl Mollá, Rubén Ferrández y Ángel Gómez

Equipo #Yomecomprometo: Raúl Mollá, Rubén Ferrández y Ángel Gómez


#YOMECOMPROMETO es una campaña promovida por la Asociación Vínculos Infantiles (Alicante) y la plataforma de comunicación Madrid Woman’s Week. La idea de Rubén Ferrández tuvo como primer objetivo ser proyectado en el Décimo Congreso sobre Violencia contra la Mujer, en Alicante. Pero este spot ha dado un giro nacional. En el vídeo colaboran personas conocidas y de diferentes ámbitos, como Jesús Olmedo (Hispania), Rosa María Calaf (TVE), Pedro Pablo San Martín (diario AS) y Samanta Villar (Conexión Samanta, Cuatro). Ferrández destacó la importancia de dirigirse al propio maltratador, con un tono agresivo, dentro de lo que se les permitía, y terminando con un apoyo a la víctima y un halo de esperanza.

Rubén Ferrández piensa que cada piedrecita hace pared y con su campaña quiere contribuir a erradicar la lacra de la violencia de género. El día 25 de Noviembre se conmemoraba  el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Las estadísticas del número de víctimas desde 2003 suele tener altibajos a lo largo de la historia, como se puede ver en el gráfico. Con menos de un mes para terminar el año, 2012 suma 44 víctimas por la violencia machista lo que, de acabar así, serían los datos más bajos desde que son registrados desde el Gobierno.

Número de víctimas mortales

Número de víctimas mortales, desde 2003 al 2011.


La lucha contra el maltrato a la mujer cada vez está más presente en la sociedad española. Desde el Gobierno se promueven campañas para erradicar estos abusos contra la mujer desde hace años. Muestra de ello es el paso adelante que se dio con el número de teléfono, puesto a disposición de la ciudadanía: 016.

Rubén Ferrández explica que en la actualidad se encuentran en la segunda grabación donde contarán con artistas tan importantes como Pablo Aborán y Melocos. De esta forma quieren alargar la campaña hasta el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Análisis comparativo sobre el uso del hiperenlace

PR02_HIPERTEXTO_171213_ALBAMERCADER

El periodismo digital ofrece muchas más posibilidades que las que puede dar la prensa escrita que compramos en los quioscos. Uno de los elementos diferenciadores es el hiperenlace, es recomendable su uso para ampliar la información a través de otras páginas web, o de la suya propia. Pero no todos los medios lo usan correctamente, a continuación veremos ejemplos en los que se muestran las dos situaciones: el buen uso y el mal uso.

Para empezar, lo que no hay que hacer:

En este artículo del ABC encontramos tan solo un enlace, en él facilita la web de la Cadena Cope, enviándolo a su página principal y no a la entrevista concedida por la emisora, a la que se refiere en ese instante.

 

 

Otro ejemplo del mismo medio, pero en un artículo distinto. En este caso los enlaces son demasiado largos, incluso de frases enteras cuando lo aconsejable es de una o dos palabras. No estaría de más si el enlace de “ha respondido a las declaraciones del presidente de los Estados Unidos”, sólo se refiriera a “ha respondido”.

Además, cuenta con el inconveniente de que todos están seguidos y parece demasiado, por lo que unos enlaces más cortos habría sido la solución.

Por otro lado, llama la atención el escaso uso de hiperenlaces en el portal del diario La Razón. Es difícil encontrar un articulo en el que se expresen usando este recurso. Con esto, podemos encontrar diferentes ejemplos en los que textos de más de 900 palabras no haya un solo hiperenlace:

Lo contrario al caso de La Razón es el diario El País, donde se hace un buen uso del hiperenlace como se observa en el siguiente extracto del artículo titulado “La última pirueta de Romney le lleva al centro político”

Están destacados con un color diferente y subrayados con una línea de puntos para diferenciarlo del resto del texto. Además, la página nueva se abre en una pestaña diferente, aunque sea del mismo medio, no como hacen otros periódicos como ABC, que hace una diferenciación con el medio al que se refiere, si es el propio, la página aparece en la misma pestaña, si es externo, se abre en una nueva. Siempre que nos envíe a otra pestaña, la lectura será más cómoda.

Otro ejemplo en el que se ve el buen uso de los hiperenlaces es el artículo de El Mundo. En el que, diferencia sus hiperenlaces con un subrayado y azul. Además, la mayoría de enlaces están al final del artículo, como síntoma de buen uso. Todos sus hiperenlaces llevan a los artículos que redactados por el propio periódico para contextualizar la noticia. Además, hay destacados a la izquierda con noticias relacionadas con las elecciones de Estados Unidos, para ampliar aún más las posibilidades del lector para informarse del tema.

En general, se observa un uso escaso de los hiperenlaces en los diarios españoles. Sólo el periódico El País destaca por la utilización frecuente de este recurso.