Superman no existe

PR08_GLASS_270313_STEFANIAGROSHEVA

¿Triunfar? ¿Ser famoso? ¿Querido por todo el mundo? Tal vez estos fueron los motivos que llevaron al joven periodista de The New Republic llamado Stephen Glass a convertir la ficción en la realidad. Corría el año 1995 y Glass era un recién licenciado de la Universidad de Pensilvania que comenzaba a trabajar en The New Republic como asistente de redacción. Gracias a sus dotes comunicativas, sociales y humorísticas no tardó en hacerse un hueco en la plantilla de la revista. Era querido y admirado por todas las personas de su alrededor: su objetivo principal debido a una infancia complicada en un suburbio de Chicago, posiblemente.

Sus historias eran difíciles de superar, increíbles…nunca mejor dicho.  Había conseguido publicar reportajes inventados, parcial o completamente, en 27 ocasiones. Repito: 27. Se las había arreglado para engañar, sobornar o embrujar con su encanto a primeros redactores, segundos redactores, editores, maquetadores, su director, Charles Lane,  y como no, al destinatario más importante, los lectores.

Un mentiroso compulsivo con grandes dotes para la escritura que apostaba día a día por su historia en el casino de la vida para ganar el amor y la aprobación de todos o perderlo todo de golpe.

Pero ‘su hora’ llegó cuando Adam Pennenberg, periodista de la edición digital de Forbes, fue acusado por su jefe por no haber oído nada de la gran noticia publicada por Glass: “Hack Heaven” (El paraíso del hacker). La historia hablaba de un hacker teenager que rompió el sistema de seguridad de una empresa llamada Jukt Micronics y se ‘cachondeó’ de los directivos de dicha empresa. En ese mismo instante, Pennenberg se puso a investigar sobre la noticia y descubrió el gran secreto mejor guardado de los Estados Unidos: Superman no existe.

Pero ni siquiera Pennenberg pudo parar al superhéroe de Marvel que seguía mintiendo y jurando a su director, Chuck Lane, que decía la verdad. Su obsesión por ser un periodista limpio llegó a tal punto que grabó el contestador de la empresa inventada con la voz de su hermano, creó tarjetas del supuesto manager del hacker y hasta creó una página web de la empresa de la que trataba el artículo. Finalmente y tras durar mucho tiempo a flote entre sus mentiras, se supo toda la verdad. Adam Pennenberg destapó la verdad bajo la inventada historia de Glass y lo tituló: “Lies, damn lies and fiction” (Mentiras, malditas mentiras y ficción). Stephen Glass fue despedido.

La historia del polémico Glass no acaba ahí. A raíz de su historia se grabó una película: “El precio de la verdad” (Shattered Glass, 2003) y Glass cambió de genero y escribió un libro autobiográfico titulado “The Fabulist” (El fabulista). Terminó sus estudios de Derecho y comenzó a buscarse el perdón para ser una persona nueva, con nueva profesión: la de abogado (artículo de LA Times sobre la vuelta de Glass). Por muy surrealista e imposible que sonase que Glass quisiera ser abogado, no lo fue tanto. Después de 4 pruebas sobre Ética suspendidas, finalmente consiguió el ‘perdón’ de la sociedad.

Este caso no es el único que deshonra nuestra profesión. Ha habido muchos otros y nuestro objetivo es evitar que los errores se repitan en el futuro. Dejemos de debatir si el internet matará al papel o si el papel huele mejor que una tableta electrónica y preocupémonos de hacer un buen periodismo promulgando valores legítimos. ¿Podemos?

Reinventar ‘el mundo print’ o morir

PR07_NEWPAPER_130213_STEFANIAGROSHEVA

Ficha del libro

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 430

Editorial: Deusto

Palabras clave: Periodismo, Internet, crisis, revolución, periódico

Desde que internet ha entrado en nuestras vidas, éstas han cambiado completamente en muchos aspectos, pero sobre todo para los periodistas. Albert Montagut ha vivido esa transformación en primera persona y nos lo cuenta en su nuevo libro titulado: “Newpaper, cómo la revolución digital transforma la prensa”.

Albert-Montagut-en-su-despacho_54355618939_51351706917_600_226

Albert Montagut (www.lavanguardia.com)

Según el autor, los profesionales de la información no han sabido adaptarse a la llegada de internet y lo han subestimado desde el primer momento. A esta conclusión hay que añadirle la actual crisis financiera para situarnos en el contexto en el que estamos. Ahora lo interesante es saber cómo salir de esta crisis del periodismo, y en general económica, que estamos viviendo. El papel muere ya no tan lentamente, mientras que la información en internet, aunque ya más regulada que antes, sigue siendo un campo difícil de controlar y fácil de digerir.

¿Cuál es la fórmula perfecta? Desde luego, poner los periódicos digitales de pago no es, afirma el autor. Montagut habla de un ‘mix’ que ha vivido en su piel del llamado mundo print y digital en las redacciones en el que un medio complementa a otro, pero no tiene duda de que el papel va a morir. Eso sí, Montagut señala que no sabe si será en 2020 como predicen algunos.  La cuestión es que hay que entender que el internet no es un enemigo del periodista y adaptarse a él. Buscar nuevas ideas: reinventarse. Algunos periodistas han tenido brillantes ideas y han apostado por ellas como es el caso de Orbyt, un sitio web en el que por un módico precio puedes leer los principales periódicos de papel en versión online.

Nadie sabe que pasará dentro de unos años, pero sí sabemos que el “huracán” llamado internet arrasa muy rápido y lo va a seguir haciendo, por lo tanto, hay que estar preparados. Tal vez hemos estado demasiado preocupados por el “cómo” que por la calidad de la información, de análisis y de reflexión, que el periodismo está perdiendo. Desconozco si a través de internet, del papel o de ambos, pero hay que recuperar la dignidad y el prestigio de nuestra profesión, ya que para mi y para muchos, es la mejor del mundo.

“El resumen de internet es un espectacular éxito desde el punto de vista de audiencia y un desastre como modelo de negocio” Pedro J. Ramirez director de El mundo

“No quiero que acabemos convirtiéndonos en una nación de blogueros. Creo que necesitamos más nivel editorial que nunca” Steve Jobs 

“¿Cuál es el límite online? No hay límite, simplemente” Albert Montagut

Rubén Ferrández, ex alumno de periodismo de la UMH, presenta con el eslogan de “Yo me comprometo” su campaña contra la violencia de género

PR05_YOMECOMPROMETO_141212_STEFANIAGROSHEVA

Con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Génerola Asociación Vínculos Infantiles de Alicante y la plataforma de la mujer Madrid Woman’s Week lanzan la campaña Yo me comprometo. Es una campaña de índole nacional que tiene como objetivo concienciar a los ciudadanos españoles para prevenir la violencia de género. El ex alumno de periodismo y creador de la campaña, Rubén Ferrández, volvió al edificio de Atzavares el pasado viernes con un objetivo distinto que el de hace unos años: presentar su campaña en compañía de Ángel Gómez, el director del spot que acaban de lanzar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ferrández ha conseguido la implicación en el proyecto de actores y cineastas como Jesús Olmedo, José María Galeano o periodistas como la Doctora Honoris Causa por la UMH, Rosa María Calaf, que protagonizan el spot.

El periodista alicantino, que ha trabajado a lo largo de su vida como voluntario con niños y también con mujeres maltratadas, afirma que “es una campaña a largo plazo” y que tienen muchas cosas en mente para luchar contra este problema. La idea del spot ha sido la de dirigirse directamente al maltratador y “machacarlo” con mensajes directos y concisos terminando en una reflexión: “Yo me comprometo, ¿y tú?”.

Además de la presencia en la televisión, la campaña está inmersa en la red a través de la página web www.comprometidos.net y del twitter con el hashtag #yomecomprometo. Según el ex alumno, las estadísticas de las muertes por violencia de género han tenido un ligero descenso en los últimos años y que hay que seguir trabajando en esa línea.

Beata Nowacka: “Kapuscinski decía que el periodismo no es una profesión, sino una vocación”

PR03_KAPU_141212_STEFANIAGROSHEVA

Los alumnos de la facultad de periodismo de la Universidad Miguel Hernández, presenciaron la conferencia de Beata Nowacka, escritora y biógrafa del reconocido periodista polaco: Ryszard Kapuscinski, el pasado 21 de noviembre. Nowacka se considera una de las investigadoras con mayor reconocimiento internacional por el estudio de la obra del periodista polaco, además de ser profesora en la Universidad de Silesia, en Katowice (Polonia). La biógrafa hizo un recorrido de la vida profesional de Kapuscinski, al que mostró como periodista, fotógrafo, escritor e incluso poeta. Nowacka, que dio la conferencia en inglés con la presencia como traductor del profesor del área de Periodismo, José Alberto García Avilés, recordó unas palabras de Kapuscinski que marcaron un reflexivo silencio en el aula: “Journalism is not a job, it is a vocation”.

beata-nowacka

No todo el mundo sabe que Ryszard Kapuscinski estudió Historia en la universidad y que rechazó el puesto de profesor que le ofrecieron al terminar la carrera. El joven Kapuscinski se dio cuenta de que no quería estudiar el pasado, sino el presente de la historia y formar parte de él, según afirma la biógrafa polaca. De este modo, inició su carrera en una pequeña agencia de noticias en la que al ser un único corresponsal, pudo viajar por todo el continente africano para contar sus historias. En varías ocasiones se jugó la vida en los destinos más alarmantes del planeta y lo justificaba con esta reflexión: “Cuando todo está tranquilo, me aburro. Me gusta el riesgo. Siento que el periodismo es mi misión”.  El periodista polaco explicaba que “no se hubiera jugado la vida, si no pensara que es importante que todo el mundo sepa lo que ocurre”.

Según Ryszard Kapuscinski: “A diferencia de un poeta que puede crear sus historias, el periodista depende de la gente para crear noticias. Tiene que amar, empatizar con otras personas, porque de ellas dependerá si conseguirá o no la noticia, es decir, el tesoro”.

Gran recopilación de la información vs diario de papel colgado en Internet

PR02_HIPERTEXTO_171213_STEFANIAGROSHEVA

 

Ejemplos positivos del uso de la hipertextualidad:

Un cibermedio que va a la vanguardia en lo que a la hipertextualidad se refiere. Posee un diseño simple, cómodo y fácil para la comprensión de las noticias. En cualquier noticia de La Información encontramos muchos tags, enlaces tanto internos como externos (gran importancia sobretodo de los externos, ya que con ellos no pierden, sino ganan lectores) y noticias destacadas en lado izquierdo con fotos incluidas, además de noticias relacionadas al final de cada noticia publicada. Tampoco se olvidan de las redes sociales: cada noticia está enlazada con Twitter y Facebook. Este conjunto hace que sea una representación documentada de la realidad.

            Noticias relacionadas para comprender las elecciones de EEUU en la portada

      Sección “Destacamos” a la izquierda de la noticia con fotos incluidas

     Un medio “recién nacido” en España con un toque muy original. Este diario de gran popularidad en EEUU, su país de origen, juega con una línea muy fina entre la información, el entretenimiento y la persuasión gracias a su innovador diseño. Las noticias de la portada aparecen por la hora de publicación empezando por la más reciente; una fórmula muy fresca y cómoda. Sus publicaciones están cargadas de gran contenido audiovisual de todo tipo: fotografías, audios y vídeos. Un dato curioso es que Huffington Post deja los deportes a un “último plano”, al contrario que la gran mayoría de los medios. Además, también enlazan las noticias con la redes sociales para tener una mejor cobertura.

        Portada con dos enlaces diferentes: “EEUU VOTA” y “EL MUNDO ESPERA”

         Noticias sobre las elecciones en EEUU ordenadas por la hora de publicación

    Ejemplos negativos del uso de la hipertextualidad:

La versión digital del diario Información deja mucho que desear comparándola con los cibermedios citados anteriormente. Diseño simple y carencia prácticamente total de hipertexto. El diario recuerda a una copia del papel colgada en Internet.

El diario gratuito no ha tenido tanta suerte en la red como en la edición impresa aunque suene contradictorio. Tiene un diseño muy básico con noticias normalmente muy cortas. Además, tanto los recursos multimedia como los enlaces son muy escasos.