Un periodismo saludable

PR08_GLASS_270313_MARMOLTÓ

EL PRECIO DE LA VERDAD

Stephen Glass fue redactor de plantilla para la prestigiosa revista de actualidad y política The New Republic y articulista por cuenta propia para publicaciones como Rolling Stone, Harper’s y George. A mediados de los 90, sus artículos convirtieron a Glass en uno de los periodistas jóvenes más solicitados de Washington, pero una extraña cadena de acontecimientos detuvo de pronto su meteórica trayectoria. “El precio de la verdad” es el estudio de un personaje con mucho talento y a la vez muchas flaquezas; también es una reflexión acerca de la profesión que protege las libertades mediante la búsqueda de la verdad, y lo que ocurre cuando la confianza del lector se ve traicionada. En 1998, pocos meses después de ser nombrado director de The New Republic, Charles Lane despidió a Stephen Glass por inventarse un artículo que apareció en la revista con el título «Hack Heaven» («El paraíso del hacker»). Este  artículo de actualidad empresarial describía con detalle las andanzas de un pirata informático menor de edad cuyo representante logra un lucrativo negocio extorsionando a una compañía de software que había sido una de las víctimas del pirata. «Hack Heaven» fue el último artículo que llegó a escribir Glass, pero no fue la primera vez que el periodista se había tomado libertades en la forma de retratar la realidad. Finalmente se supo que Glass se inventó la totalidad o parte de los hechos que plasma en 27 de los 41 artículos que escribió para The New Republic.

Este no fue el único caso de ficción en el mundo del periodismo. Una periodista del Washington Post, Janet Cooke, ganó un premio Pulitzer por un reportaje que hablaba de un niño adicto a la heroína con tan sólo 8 años. Cooke fue investigada y descubrieron dos cosas. La historia era de ficción y además, ella tenía un curriculum de mentira.

La llegada de los medios digitales es objeto de debate cuando lo comparamos con los medios tradicionales. Este es un tema que se trata en el libro New Paper de Albert  Montagut. Es mentira creer que los medios tradicionales son fiables y los digitales no. Si un periodista que trabaja en una redacción tanto de un medio digital como tradicional, quiere mentir o publicar falsa información lo va a hacer. Da igual en el medio en el que trabaje.

asd

Estas son las conclusiones tras ver la película:

El Instrumento principal de un periodista son las fuentes para lanzar toda la información.

Las personas que se dediquen a la profesión tienen que cuidarla y entregarse en todo lo que puedan.

El mundo de la información, el informador tiene que ser leal. Por un periodismo sano

Las noticias de ficción no son noticias.

A pesar de todo, creo que existe un periodismo veraz, bueno y responsable. Los que nos vamos a dedicar a esta profesión tenemos que cuidarla y nunca perder los valores para informar bien.

Esta es una película que nos pone a reflexionar  en que a veces no sabemos que una mentira puede perjudicar demasiado, también de que no sabemos cuántos más Glass hay en los medios de comunicación. Mi opinión es que siempre debemos decir la verdad, sino nuestra ética profesional quedará perjudicada en el mundo del periodismo.

Anuncios

Mentiras y periodismo, antagonistas

stephen-glass

Stephen Glass

Stephen Glass. Así se llama el hombre que se quiso convertir en el periodista más laureado de Estados Unidos. ¿Cómo? Mintiendo. Inventándose historias que después publicaba en The New Republic, un prestigioso periódico donde habían colaborado personajes de renombre como George Orwell, Virginia Woolf o Philip Roth, entre otros. Sin lugar a dudas, una historia real e interesante que recoge la película “Shattered Glass” (El precio de la verdad).

Stephen Glass era un joven periodista querido dentro de la redacción de The New Republic. Contaba sus historias en primera persona, de una forma cinematográfica. Con el artículo Spring Breakdown varios afectados mandaron cartas al diario para desmentir su información, pero no fue hasta la publicación de Hack Heaven cuando se destapó el escándalo. El artículo trataba de un hacker de 15 años al que contratan como consultor de seguridad en la empresa Jukt Micronis después de haber entrado en su sistema informático y expuesto sus debilidades. Todo falso.

Adam Penenberg, redactor del diario online Forbes, especializado en noticias sobre internet y las nuevas tecnologías, quiso investigar la noticia publicada por Glass porque no entendía cómo se le podría haber escapado a él dicha información.

Descubre que la empresa Jukt Micronis no existe. Mediante una conferencia telefónica con

el director de The New Republic, Charles Lane, y el propio Glass, trata de cotejar datos y números de teléfono que descubre que son falsos. El paso que da Penenberg es el más importante de toda la historia y determina el futuro de Stephen Glass. Finalmente Adam Penenberg publica sus “Mentiras, malditas mentiras y ficción” sobre el tema, destapando el caso del periodista de The New Republic . Si este reportero de Forbes, un diario online que acababa de nacer, no llega a investigar dicho artículo y trata de llegar hasta el final del asunto, para Glass habría sido otra historia más que encand

ila a los lectores y sus compañeros de redacción.

Tras este escándalo, cabe preguntarse si la confianza entre redactor-director es suficiente y sucedáneo de los sistemas tradicionales de control de calidad y veracidad. En la película el director del diario llega a afirmar que le tuvieron en plantilla porque les parecía divertido. Ambos directores que trataron a Stephen Glass sentían debilidad por el benjamín de la redacción. Logró saltarse los controles que, como cuentan los protagonistas, no son frágiles. Todo era revisado por editores quienes evaluaban la calidad y el contenido de la historia. Luego, los fact checkers verificaban cada detalle. Otros editores pulían el estilo de escritura y los abogados buscaban posibles problemas legales. Y luego, una vez que la historia estaba terminada, todo el proceso se repetía una vez más.

También deberíamos replantearnos si todo vale por la fama y el reconocimiento en la profesión. Muchos otros casos de reportajes inventados como el de Janet Cooke alegaron la presión que sentían desde el periódico para llegar a tiempo con un reportaje nuevo a la redacción. Son muchos periodistas los que sienten dicha presión, y parece que es un sentimiento generalizado. La mayoria solventan esa situación de una forma sana, y otros inventan historias para complacer a los altos cargos.Está claro que este hecho es un caso aislado y para nada es la práctica habitual en periodismo. Pero no es el primer caso ni el último.

Web falsa de Jukt Micronis

Llama la atención la tenacidad del periodista que llega incluso a pasarse la noche en vela para crear una web de la empresa ficticia (imagen derecha) y unas tarjetas de visita. También la agudeza para salir del paso en cada pregunta molesta de su director.

La falta de ética en este caso es evidente. Y ante eso, no se puede hacer nada. No se trata de la profesión, sino de la persona. Años después se puede demostrar que Stephen Glass, no ha aprendido nada. Sacó un libro llamado El Fabulista, sigue lucrándose de sus mentiras. Una vez licenciado en Derecho, le costó pasar los exámenes éticos para ejercer la abogacía. En 2012, 14 años después de haber empezado en New Republic, ha logrado aprobar el examen y comienza una nueva vida.

Aquí os dejo el vídeo de la entrevista en la CNN sobre su libro, y en consecuencia, sobre los 27 artículos inventados (de 41 publicados). Sólo para eruditos en lengua inglesa.

Con historias como la de Stephen Glass queda demostrado que el rigor, la verificación y el buen periodismo no son cualidades que obedezcan al tipo de medio en el que se publique: si son medios online o tradicionales. Son aspectos que dependen exclusivamente de los periodistas que integran la empresa al completo. El pensamiento de que los diarios online carecen de rigor y autenticidad existe. Pero en la práctica no es real. Periódicos nacidos en internet como eldiario.es son reconocidos por su buen periodismo. Llevan poco tiempo en marcha y es apresurado dar un veredicto, pero por ahora no se les conoce escándalo alguno. Está integrado por periodistas de prestigio, con experiencia y no por ser un medio online van a dejar de lado las buenas intenciones que venían practicando en otros medios de comunicación.

Por otro lado, ser un medio tradicional no es garantía de buen periodismo, como se puede ver con el caso de Stephen Glass, Janet Cooke (que logró el Premio Pulitzer con un reportaje falso publicado en Washington Post) y Jayson Blair (New York Times), entre otros. O uno más reciente y cercano, el caso del diario El País publicando las fotos de Chávez tanto en su versión online como en la tradicional, teniendo que salir en los quioscos más tarde que sus compañeros por retirar de la portada la foto de la discordia.

PR08_GLASS_270313_ALBAMERCADER

Albert Montagut: “El periodismo es explicar lo que te sorprende”

Ficha del libro

Título: NewPaper. Como la revolución digital transforma la prensa

Autor: Montagut, Albert

Editorial: DEUSTO (Grupo Planeta)

Fecha y lugar de la edición: Noviembre 2012, Barcelona

Número de páginas: 432

 

Albert Montagut destaca por  representar los ideales del periodismo clásico. Ha sido corresponsal en Washington de El País, director de la edición de El Mundo en Cataluña y adjunto a la dirección de El Periódico de Catalunya. Asimismo, dirigió el diario ADN desde su nacimiento en 2005 hasta su cierre en 2011.

 NewPaper (Deusto, 2012), estudia en profundidad qué efectos ha tenido en la prensa la revolución digital, y dibuja en el futuro del periodismo tantas promesas como incertidumbres. Entre los testimonios recogidos por el autor, figura una lista de nombres entre los que no quisiera olvidar a Juan Luis CebriánPedro J. RamírezGumersindo LafuenteJosé AntichIgnacio EscolarAntonio Franco y José Antonio Zarzalejos.

Montagut se sienta frente a mí con un aire cordial y entusiasta. Al preguntarle a bote pronto sobre el mal momento por el que pasa la profesión, me responde con un presagio: “Yo creo que vamos a un punto en el que el periodismo tiene una última oportunidad en España.  Si no es la última, es una de las últimas.”

 Montagut explica en el libro que el online debería servir para revitalizar el periodismo como una herramienta básica en la sociedad.  El periodismo tendría que mantenerse como una forma de compromiso social, como una forma de contar las cosas. No sencillamente un corta y pega o una transmisión automática de teletipos, sino algo más.

PORTADA-LIBRO-SPB0210996-MAXHemos de recuperar el periodismo. Y precisamente es el verdadero periodismo lo que nos ha de ayudar a que la convergencia 
print-online
 sea la adecuada. Me refiero tanto a los grandes medios como a los nativos digitales. La fórmula es evidente: clasicismo en los conceptos, con la energía añadida por los jóvenes, a través de sus nuevos lenguajes y herramientas.

Cuando en 1995 llegó Internet a nuestro mundo, mucha gente no se dio por enterada.  Andrés Gil aparece en el libro explicando este dato. Cuando llegó a la Escuela de El País, una persona muy relevante le dijo: “El que vale, vale, y el que no, va a la web”. Esto lo hemos estado viviendo hasta hace cuatro días.

Este “medio” exige diferentes formas de trabajo y de perfil profesional. Un periodista es un periodista y añade que “es un tópico diferenciar entre periodistas digitales y de papel”.  En este sentido Montagut acierta al sentenciar que los periodistas son quienes sirven para hacer preguntas.

No solo la creación de información es continua, también lo es la recuperación. Una palabra en un buscador y el usuario tiene a su disposición el bisturí para hacer una autopsia del pasado. También cambiaron las normas en cuanto a los contenidos, que exigen nuevas reglas de escritura y se enriquecen con el empleo de audios, videos, infografías e incluso tecnología 3D. La viabilidad de vincularlo todo, hace que la información sea más completa y que el lector pueda profundizar en los conocimientos de forma inmediata. Esta posibilidad ofrecida por los avances tecnológicos afectaron a los lectores, que no siguieron la lectura del periódico online como el tradicional desde la portada hasta la contraportada. El proceso de lectura dejó de ser lineal y, como bien matiza el autor, las empresas periodísticas no pudieron asegurar que el lector explorase toda la información y con ello la publicidad que llevaba asociada

 

 

Crisis del periodismo

“Sería un error pensar que cuando pase la crisis económica en España tendremos un periodismo más democrático, más preparado. No es cierto”.

Albert Montagut cree que la crisis del periodismo va más allá de la de las finanzas y que en realidad el estado de la profesión se está viendo dramáticamente afectado a su vez por tres crisis: una por “exceso de politización”, que afecta a la independencia, otra por “falta de reporterismo”, relacionada con los conceptos anteriores, y otra por la “llegada de la tecnología”.

Para Montagut, la llegada de internet lo ha cambiado todo: “La cronología de internet es la de uno de los desastres y de los despropósitos más grandes que se conocen. Teníamos la revolución en la mesa de al lado y no nos dábamos cuenta”, ha explicado, al tiempo que ha afirmado que “a día de hoy todavía hay periodistas que se sienten despreciados si del entorno print se van al online”.

“Internet no sólo está aquí para quedarse, nos ha cambiado la vida para bien”, ha concluido.

 

El sufragio de los medios locales sobre la información global

Tras realizar un extenso y detallado estudio de un periódico local (Información) y otro nacional (El País), entre los días 7 y 12 de febrero, hemos sacado las siguientes conclusiones basándonos en el artículo de Daniel Akst titulado “Write Local: How Small Nespapers Are Surviving”.

danakst

Daniel Akst, autor del artículo “Write Local: How Small Nespapers Are Surviving”. (fuente: http://www.wilsonquarterly.com)

Según el autor de este artículo, los medios generalistas cubren más noticias locales que los propios medios locales, debido en su mayor parte al presupuesto económico. Pero nuestra investigación nos lleva a un resultado totalmente opuesto.

Los medios locales dedican más espacio a las noticias de su zona por su cercanía y facilidad de acceso, sobre todo. El diario ‘Información’, por ejemplo, dedica 12 páginas, sin contar las páginas de otros municipios, solamente a Alicante. Un dato que es imposible encontrar en ‘El País’ ni en ningún periódico nacional actualmente.

Además, las noticias que podemos encontrar en un periódico local son más extensas y cubiertas de primera mano en la mayoría de los casos; al contrario que las noticias de los grandes periódicos. Un ejemplo de esto sería la noticia que aparece publicada el día 7 de febrero. En el Diario Información encontramos en portada “La investigación de Gürtel se amplía a la visita del Papa y a los vínculos entre el Consell y Correa”. Es la noticia más destacada y ocupa una página en la sección de Política. Por otro lado, en el periódico El País no tiene mención en la portada y además ocupa un lugar secundario en la sección Comunidad Valenciana. Asimismo, la noticia “La huelga también vacía las aulas de primero y segundo de eso con el apoyo de los padres” aparece en la portada y ocupa una página en el diario local, mientras que en el nacional es un breve. Por lo tanto, no estamos de acuerdo con la hipótesis de Philip Meyer expuesta en su libro llamado “La desaparición del periódico: salvando el periodismo en la edad de la información “.

información 7feb

Portada del Diario Información del 7 de febrero de 2013

información 8feb

Portada del Diario Información del 8 de febrero de 2013

Basándonos en los datos obtenidos de los cinco días, podemos concluir que los medios nacionales no dedican un espacio desmedido a las noticias locales. A continuación se exponen los gráficos para verlo de una forma más explícita.

número de noticias

Además, el número de páginas que se le dedica a las noticias locales de la Comunidad Valenciana en El País son mínimas.

gráfico

Los medios locales nacen para cubrir las noticias de una zona determinada y, por lo tanto, tienen mejor acceso a estas noticias.

Los medios generalistas no pueden dedicar el mismo espacio a una localidad, ya que son medios que tratan las noticias de todo el país.

Los medios locales tienen la ventaja de cubrir de primera mano un hecho noticioso de su localidad. Más rápido y más económico que un medio nacional.

Los medios nacionales utilizan como fuentes de información a los medios locales.

Las personas compran los periódicos locales si quieren informarse sobre su localidad, antes que un medio nacional, según numerosos estudios.

PR06_PERIODISMOLOCAL_130213_GRUPO17

El cambio empieza desde dentro

PR07_NEWPAPER_130213_YULIAYERMAK

Ficha del libro

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 430

Editorial: Deusto

Palabras clave: Periodismo, Internet, crisis, revolución, periódico, sociedad

Imagen

La revolución tecnológica que se está experimentando en los últimos años cambió profundamente la estructura del periodismo, tanto a nivel interno, cambiando las redacciones y la forma de publicar las noticias, como a nivel externo, evolucionando los soportes en los que el producto final periodístico es entregado al lector.

Actualmente los periódicos que no tengan una página web no existen, esto es ya no es una noticia. De hecho, ya a día de hoy, el internet gana al papel y a cualquier otro medio de comunicación, ya que la plataforma que ofrece el internet es capaz de acoger los tres medios tradicionales (prensa, radio y tele) en uno y además sin moverte y sin buscar en diferentes sitios. Además el nombre de periódico o diario ya no es válido para ésta publicación. Las noticias se publican conforme suceden y no se espera al día siguiente para que se conozcan.

Esto no quiere decir que los periódicos que papel desaparezcan, aunque el autor de éste libro opine lo contrario. Los periódicos se tienen que reinventar como lo hacen el resto de los medios. Todos ellos necesitan cambiar para salir de la crisis (económica y de identidad) y seguir ofreciendo información, que es el fin de cualquiera de ellos. La costumbre de tener en tus manos el producto final, el libro de las noticias diarias y pasar las hojas, es demasiado antigua para que desaparezca en tan pocos años. Pero la situación es complicada y más con la crisis, y más en España.

Los españoles no se consideran ni de lejos una de las naciones que más consuma prensa, además “lo gratis” (periódicos digitales) siempre es mejor acogido. Por eso los cambio tienen que ser importantes y necesariamente desde dentro. Las redacciones tienen que replantear su estructura de mesas y reporteros de calle. Los periodistas tienen que cambiar su forma de escribir, la clásica pirámide invertida ya no es siempre válida. Y también tienen que aceptar este cambio los propios consumidores. Si la sociedad no considera importante recibir una información de calidad, verídica y honesta, la profesión del periodista no servirá para nada y, por consiguiente morirá, ya que su fin es proporcionar información para que la sociedad tenga la oportunidad de elegir libremente.

El periodismo digital es el futuro sin duda alguna, pero es demasiado reciente y joven para ser fiable y sólido. Tanto los periodistas veteranos como los jóvenes recién salidos de las facultades tienen que contribuir al cambio y no agararse al pasado. La investigación y la experimentación se convierten así en sus mejores aliados porque las bases de esta vieja nueva profesión todavía no están definidas.

“La honestidad profesional debería ser un elemento que no distinguiera entre el entorno print y el online”.

La fusión es para el Times una cuestión casi cultural. “Es un compromiso con el lector y hay que convencer a la redacción de que lo tenemos que hacer”.

“Los periodistas print no deben tener miedo al mundo digital, ni a su jerga ni a sus técnicos. Sólo deben ser fieles al periodismo y aprender a usar la tecnología”.

Reinventar ‘el mundo print’ o morir

PR07_NEWPAPER_130213_STEFANIAGROSHEVA

Ficha del libro

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 430

Editorial: Deusto

Palabras clave: Periodismo, Internet, crisis, revolución, periódico

Desde que internet ha entrado en nuestras vidas, éstas han cambiado completamente en muchos aspectos, pero sobre todo para los periodistas. Albert Montagut ha vivido esa transformación en primera persona y nos lo cuenta en su nuevo libro titulado: “Newpaper, cómo la revolución digital transforma la prensa”.

Albert-Montagut-en-su-despacho_54355618939_51351706917_600_226

Albert Montagut (www.lavanguardia.com)

Según el autor, los profesionales de la información no han sabido adaptarse a la llegada de internet y lo han subestimado desde el primer momento. A esta conclusión hay que añadirle la actual crisis financiera para situarnos en el contexto en el que estamos. Ahora lo interesante es saber cómo salir de esta crisis del periodismo, y en general económica, que estamos viviendo. El papel muere ya no tan lentamente, mientras que la información en internet, aunque ya más regulada que antes, sigue siendo un campo difícil de controlar y fácil de digerir.

¿Cuál es la fórmula perfecta? Desde luego, poner los periódicos digitales de pago no es, afirma el autor. Montagut habla de un ‘mix’ que ha vivido en su piel del llamado mundo print y digital en las redacciones en el que un medio complementa a otro, pero no tiene duda de que el papel va a morir. Eso sí, Montagut señala que no sabe si será en 2020 como predicen algunos.  La cuestión es que hay que entender que el internet no es un enemigo del periodista y adaptarse a él. Buscar nuevas ideas: reinventarse. Algunos periodistas han tenido brillantes ideas y han apostado por ellas como es el caso de Orbyt, un sitio web en el que por un módico precio puedes leer los principales periódicos de papel en versión online.

Nadie sabe que pasará dentro de unos años, pero sí sabemos que el “huracán” llamado internet arrasa muy rápido y lo va a seguir haciendo, por lo tanto, hay que estar preparados. Tal vez hemos estado demasiado preocupados por el “cómo” que por la calidad de la información, de análisis y de reflexión, que el periodismo está perdiendo. Desconozco si a través de internet, del papel o de ambos, pero hay que recuperar la dignidad y el prestigio de nuestra profesión, ya que para mi y para muchos, es la mejor del mundo.

“El resumen de internet es un espectacular éxito desde el punto de vista de audiencia y un desastre como modelo de negocio” Pedro J. Ramirez director de El mundo

“No quiero que acabemos convirtiéndonos en una nación de blogueros. Creo que necesitamos más nivel editorial que nunca” Steve Jobs 

“¿Cuál es el límite online? No hay límite, simplemente” Albert Montagut

Sumarse al cambio

PR07_NEWPAPER_130213_LORENA GARCIA VICEDO

Albert Montagut, periodista destacado que lleva sobre sus hombros trabajos y cargos increíbles, deja un nuevo libro en nuestras manos para darnos una idea positiva de lo que él ve de cara a los próximos años con lo que respecta al periodismo.

Albert Montagut ha sido corresponsal de El País en Washintong, director de la edición de El Mundo en Cataluña además de dirigir desde sus inicios En 2005 el periódico ADN.albert1

Albert Montagut no ve la llegada de Internet como en fin del periodismo tradicional sino como un nuevo barco al que todos debemos subir para no quedarnos atrás, considera que debemos sumarnos al cambio y que además será positivo.

Hablemos ahora en profundidad del último libro publicado por Albert Montagut:

NEWPAPER

Autor: Albert Montagut

Editorial: DEUSTO S.A.

Edición: Barcelona, 2012.

Este libro de Montagut, NEW PAPER estudia de un modo profundo todos y cada uno de los efectos que ha tenido en el periodismo el nacimiento de internet y en definitiva la revolución digital. Albert Montagut cuenta en su libro con opiniones de grandes maestros del medio como son: Juan Luis Cebrián, Pedro J. Ramírez y Jose Antonio Zarzalejos entre otros.

El autor apunta en sus páginas que un periodista lo es igual en papel que en un medio web, que no importa en qué medio se desenvuelva, debe ser un gran profesional de la pregunta, buscador de fuentes, ser veraz y llevar la profesión corriendo por sus venas. Siendo así, no importa la edad, la nación o en qué tipo de medio trabaje, bien sea web o medios tradicionales.

PORTADA-LIBRO-SPB0210996-MAX

En definitiva propone subirse a este cambio que ha supuesto la aparición de los medios digitales.    Afirma a su vez que hoy en día las nuevas tecnologías son indispensables y que se quiera o no, para      jóvenes y mayores es el pan de cada día y todos debemos crecer paralelamente con este movimiento y avance de las  tecnologías.

Este libro por tanto propone la idea de que todos nos debemos concienciar y saber vivir ahora bajo el dominio de estas nuevas tecnologías, y propone ideas para mejorar la sociedad y el mundo en el que vivimos, dejar de ser separatistas en cuanto al periodismo, pues el periodismo es periodismo siempre y cuando se haga bien.

Internet no es un enemigo y hay que saber adaptarse a el, mejorar los medios existentes y tener nuevas ideas para formar otros. Además Albert Montagut se define como uno de los primeros periodistas en creer en las nuevas tecnologías.