Ryszard Kapuscinsky: “El periodismo no es un trabajo, sino una vocación”

PR03_KAPU_141212_MARMOLTÓ

Beata Nowacka, biógrafa del periodista polaco, asistió a la UMH para hablar de su trayectoria

El periodista quería estar presente en el momento y lugar donde sucedía la historia

Los estudiantes de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández asistieron a una conferencia sobre la vida y obra periodística de Ryszard Kapuscinski impartida por Beata Nowacka, una de sus biógrafas más reconocidas. Nowacka ofreció una clase magistral sobre el aspecto más humano y profesional del famoso periodista. Las palabras de Beata, traducidas por el profesor José Alberto Avilés, dieron una buena pincelada a los distintos perfiles del escritor polaco:

periodista, fotógrafo, poeta e intérprete de otras culturas. “El Periodismo no es una profesión, sino una vocación”, este es uno de los lemas que siempre llevó por bandera el periodista polaco. Kapuscinski fue un reportero de formación académica que comenzó su carrera estudiando historia en la universidad.

mar

El comienzo de Kapuscinski

Nowacka explicó que Kapuscinski rechazó dar clases en Varsovia y siempre quería estar presente en el momento y lugar donde sucedía la historia. Los comienzos del periodista fueron trabajando para una agencia de noticias bastante modesta y se encargaba de cubrir todo el continente africano, algo que le supuso multitud de problemas y experiencias que se encargó de incluir en sus distintas publicaciones periodísticas y literarias. Al mismo tiempo, Nowacka mostró y explicó a los alumnos numerosas citas extraídas de obras del escritor polaco.

La biógrafa destacó una característica de Ryszard Kapuscinski que resulta fundamental para entender la vida del periodista: “la capacidad de conocer y relacionarse con las personas, entender su esencia y tener empatía con ellas”.

En la obra La guerra del fútbol aparecen relatos sobre diversos conflictos africanos y latinoamericanos,

en los que Kapuscinski afirma que “esta experiencia le ha enseñado que la amabilidad y la empatía hacia los otros, es lo único que conforma la humanidad de una persona”. Kapucinski sobrevivió a 30 revoluciones en todo el mundo, sufrió pobreza y fue condenado en diversas ocasiones a ser ejecutado.

“Vivir en estas condiciones supuso una gran experiencia para él“, asegura la polaca.

Nowacka reconoció que se sintió agradecida porque se conozca y se estudie la obra de Kapuscinski en una facultad de Periodismo de Elche. El periodista polaco, a pesar de haberse jugado la vida durante varias ocasiones a lo largo de su carrera, lo tenía claro: el periodismo para él era “una misión”.

Beata Nowacka repasa la vida y obra de Kapuscinski

PR03_KAPU_141212_ALBAMERCADER

Beata Nowacka visitó la clase de 4º de Periodismo de la UMH para dar una charla sobre el periodista polaco Kapuscinski (Pinsk, Bielorrusia, entonces parte de Polonia, el 4 de marzo de 1932 – Varsovia, 23 de enero de 2007). La charla fue en inglés, pero José Alberto García Avilés fue el traductor simultáneo durante la jornada. Nowacka es biógrafa de Kapuscinski (Kapuscinksi: Una biografía literaria), además es profesora de la Universidad de Silesia, de la que el periodista es Doctor Honoris Causa. Nowacka es una de las investigadoras con mayor reconocimiento internacional por su estudio de la obra del periodista polaco.

Beata Nowacka y García Avilés

Beata Nowacka y García Avilés en el aula de Atzavares. / Alba Mercader

Para Nowacka, Kapuscinski cambió el periodismo y lo convirtió en literatura. Tiene un reconocimiento internacional, recibió 50 premios internacionales y sus obras se estudian desde diferentes puntos. Beata proyectó una parte del documental hecho por la BBC, Your man who is there.

Kapuscinski empezó su carrera estudiando Historia en la Universidad de Varsovia.  Pero al final de la década de los 50 surgen nuevas naciones en África y decidió que no quería estudiarlo desde la biblioteca. Eligió visitar países exóticos en cuanto a política. Desde allí trabajaba para una agencia de noticias modesta de Polonia, de una forma muy independiente.

“Tuve mucha suerte porque al ser tan modesta, no tenían dinero para otro periodista y así podía cubrir las 50 naciones.” Kapuscinski

Tuvo varios problemas en los puntos de control, de los que salía pagando, pero con rasguños.

“Cuando todo está tranquilo me duermo, quiero ir a sitios peligrosos, para ponerme a prueba.” Kapuscinski

Kapuscinski sobrevivió a 30 revoluciones y a cuatro sentencias de muerte.

Según Beata Nowacka, la experiencia en África, viviendo con los más pobres, le sirvió en la vida para tener un gran respeto por el otro.

“La experiencia de vivir con otros más distantes me ha enseñado que la empatía por los otros es lo que construye la humanidad.” Kapuscinski

Kapusckinsi pensaba que el reportero es alguien que debe amar a las otras personas, que puede empatizar con ellas. El reportero depende de la amabilidad que tengan con él, si quieren compartir sus historias con él o no.

Además de destacar su obra periodística, habló de su andadura como poeta y fotógrafo. A través de la fotografía quería retransmitir la dignidad de esas personas retratadas. Desde la web de la Asociación de Periodistas Europeos se pueden contemplar estas imágenes.

Gracias a sus trabajos en África, se le considera como interprete de otras culturas, Kapuscinski decía: “Estoy allí para contar como vive esta gente”.

En cambio, del periodismo actual decía que lo que sale publicado en los medios es poco creíble porque mucho de los contenidos de los medios actuales no están escritos por periodistas sino por trabajadores, que tratan solo de conectar ideas.

“Los medios actuales son muy ruidosos para captar el interés del mundo, como la globalización. Yo quiero ser la voz de los que no tienen voz. Sobre todo en los sitios que no tienen medios de comunicación para contarlo.” Kapuscinski