Quien no arriesga no gana

PR09_LAMAREA_300413_MARMOLTÓ

Toni Martínez periodista valenciano, ha dedicado su vida a lo que mejor sabe hacer: informar. Es uno de esos periodistas amantes del papel y la tinta que confía en el poder de la prensa escrita y en sus lectores para que una de las tradiciones más importantes no desaparezca. La crisis económica mundial no sólo ha llevado al cierre de periódicos que veían cómo sus ingresos caían en picado y los dirigían hacia un futuro dramático y desolador sino que también ha incentivado a muchas personas a buscar nuevas formas  para sacar adelante la profesión y su trabajo.

10 abril 2013

El periodista de La Marea durante su charla en la UMH.

Mucha gente ha dejado de creer en los proyectos de papel, sin embargo un grupo de periodistas cree en él y han puesto en marcha un proyecto llamado “La Marea”.  Según ellos, el futuro está en el papel, la gente demanda periódicos que cuenten historias diferentes y están dispuestos a pagar por ello. Estos proyectos son difíciles de sacar adelante pero con trabajo y esfuerzo se pueden conseguir.  Al principio lo que menos se haces es escribir, hay que hacer muchas otras cosas antes que requieren dedicación y que no dan ningún beneficio. Las redacciones son pequeñas y en ellas todos se  conocen y confían los unos en los otros, sabes cómo trabaja cada uno y por tanto las ampliaciones se deben hacer poco a poco. Cada nuevo proyecto busca explotar un mercado que no tenga mucha competencia para ser el mejor.

En muchos medios la libertad de prensa no existe. Esto se aprecia en loa editoriales que no tratan los temas a fondo. Sin embargo, nadie puede condicionar al periódico “La Marea” porque no dependen de nadie.

Su modelo de negocio no depende de la publicidad, ya que los ingresos de esta son menos del 15%. Los socios condicionan la publicidad por su código ético, en el que se describe que tipo de cosas no quieren que se anuncien en su diario. Debido a esto no han recibido muchas ofertas de publicistas para anunciarse. Únicamente hay una sección de anuncios breves, de pequeños comercios que no pueden pagar una página entera.

La mayor parte de sus ingresos vienen de su edición en papel. Tienen una página web, pero está no da ingresos. La web no lucha por la última hora, con la poca gente que hay en las redacciones no pueden cubrir todo lo que ocurre. Lo que hacen es al día siguiente dar otro enfoque a la noticias, lo que se conoce como segunda lectura.

En este periódico hay temas como deportes o ciencia que no trabajan, no por nada en especial, si no porque no sabe cómo tratarlo y porque piensan que hay otros compañeros que los trabajan mejor.

Actualmente existe un amplio debate en el gremio sobre qué es mejor si el papel o la web. Son dos soportes distintos en el que la diferencia es cómo se ven las cosas.