Albert Montagut: “El periodismo es explicar lo que te sorprende”

Ficha del libro

Título: NewPaper. Como la revolución digital transforma la prensa

Autor: Montagut, Albert

Editorial: DEUSTO (Grupo Planeta)

Fecha y lugar de la edición: Noviembre 2012, Barcelona

Número de páginas: 432

 

Albert Montagut destaca por  representar los ideales del periodismo clásico. Ha sido corresponsal en Washington de El País, director de la edición de El Mundo en Cataluña y adjunto a la dirección de El Periódico de Catalunya. Asimismo, dirigió el diario ADN desde su nacimiento en 2005 hasta su cierre en 2011.

 NewPaper (Deusto, 2012), estudia en profundidad qué efectos ha tenido en la prensa la revolución digital, y dibuja en el futuro del periodismo tantas promesas como incertidumbres. Entre los testimonios recogidos por el autor, figura una lista de nombres entre los que no quisiera olvidar a Juan Luis CebriánPedro J. RamírezGumersindo LafuenteJosé AntichIgnacio EscolarAntonio Franco y José Antonio Zarzalejos.

Montagut se sienta frente a mí con un aire cordial y entusiasta. Al preguntarle a bote pronto sobre el mal momento por el que pasa la profesión, me responde con un presagio: “Yo creo que vamos a un punto en el que el periodismo tiene una última oportunidad en España.  Si no es la última, es una de las últimas.”

 Montagut explica en el libro que el online debería servir para revitalizar el periodismo como una herramienta básica en la sociedad.  El periodismo tendría que mantenerse como una forma de compromiso social, como una forma de contar las cosas. No sencillamente un corta y pega o una transmisión automática de teletipos, sino algo más.

PORTADA-LIBRO-SPB0210996-MAXHemos de recuperar el periodismo. Y precisamente es el verdadero periodismo lo que nos ha de ayudar a que la convergencia 
print-online
 sea la adecuada. Me refiero tanto a los grandes medios como a los nativos digitales. La fórmula es evidente: clasicismo en los conceptos, con la energía añadida por los jóvenes, a través de sus nuevos lenguajes y herramientas.

Cuando en 1995 llegó Internet a nuestro mundo, mucha gente no se dio por enterada.  Andrés Gil aparece en el libro explicando este dato. Cuando llegó a la Escuela de El País, una persona muy relevante le dijo: “El que vale, vale, y el que no, va a la web”. Esto lo hemos estado viviendo hasta hace cuatro días.

Este “medio” exige diferentes formas de trabajo y de perfil profesional. Un periodista es un periodista y añade que “es un tópico diferenciar entre periodistas digitales y de papel”.  En este sentido Montagut acierta al sentenciar que los periodistas son quienes sirven para hacer preguntas.

No solo la creación de información es continua, también lo es la recuperación. Una palabra en un buscador y el usuario tiene a su disposición el bisturí para hacer una autopsia del pasado. También cambiaron las normas en cuanto a los contenidos, que exigen nuevas reglas de escritura y se enriquecen con el empleo de audios, videos, infografías e incluso tecnología 3D. La viabilidad de vincularlo todo, hace que la información sea más completa y que el lector pueda profundizar en los conocimientos de forma inmediata. Esta posibilidad ofrecida por los avances tecnológicos afectaron a los lectores, que no siguieron la lectura del periódico online como el tradicional desde la portada hasta la contraportada. El proceso de lectura dejó de ser lineal y, como bien matiza el autor, las empresas periodísticas no pudieron asegurar que el lector explorase toda la información y con ello la publicidad que llevaba asociada

 

 

Crisis del periodismo

“Sería un error pensar que cuando pase la crisis económica en España tendremos un periodismo más democrático, más preparado. No es cierto”.

Albert Montagut cree que la crisis del periodismo va más allá de la de las finanzas y que en realidad el estado de la profesión se está viendo dramáticamente afectado a su vez por tres crisis: una por “exceso de politización”, que afecta a la independencia, otra por “falta de reporterismo”, relacionada con los conceptos anteriores, y otra por la “llegada de la tecnología”.

Para Montagut, la llegada de internet lo ha cambiado todo: “La cronología de internet es la de uno de los desastres y de los despropósitos más grandes que se conocen. Teníamos la revolución en la mesa de al lado y no nos dábamos cuenta”, ha explicado, al tiempo que ha afirmado que “a día de hoy todavía hay periodistas que se sienten despreciados si del entorno print se van al online”.

“Internet no sólo está aquí para quedarse, nos ha cambiado la vida para bien”, ha concluido.

 

La prensa cambia y sigue viva

000032679_1_la_foto

Albert Montagut fue uno de los primeros periodistas en creer en las nuevas tecnologías (fuente: planetadelibros.com)

-PR07_NEWPAPER_130213_ALBAMERCADER

Ficha del libro

Título: NewPaper, cómo la revolución digital transforma la prensa.

Autor: Albert Montagut

Número de páginas: 430

Editorial: Deusto

Palabras clave: Periodismo, crisis, periódico, Internet, tecnología

Internet y las nuevas tecnologías han cambiado el mundo. Todas las grandes empresas tienen su propia página web y han surgido nuevas profesiones: community manager. Pero no existe profesión en el mundo que haya conectado más con internet que la del periodismo. Albert Montagut cuenta en su nuevo libro “Newpaper, cómo la revolución digital transforma la prensa” los inicios de internet en las redacciones de los periódicos más importantes de España y las dificultades que ha tenido para establecerse en esos diarios. Además, da una visión positiva de las nuevas tecnologías y comparte sus experiencias desde que vio una tableta por primera vez o colocó un ordenador en medio de la redacción.

A través de las opiniones de numerosos periodistas como Alfonso Rojo (Periodista Digital), Pedro J. Ramírez (El Mundo), Ignacio Escolar (eldiario.es) y Juan Luis Cebrián (El País), reflexiona sobre el futuro del periodismo y la dualidad de los medios impresos y digitales. El mundo print, como lo llama el autor, sufre una de sus mayores crisis. Cuando tuvieron que tomar decisiones acerca de lo que se avecinaba con la llegada de internet, no supieron actuar en grupo y defender sus intereses. Muchos esperaron a que los jefes actuaran, otros no creían que fuera una alternativa real, mientras que los periodistas veteranos lo veían como de segunda clase: “el que no vale, al online” es una de las frases que se repite para reflejar las actitudes de aquel momento.

PORTADA-LIBRO-SPB0210996-MAX

Además, trata de explicar los errores que ha cometido la prensa hasta llegar a ser el segundo sector con más paro desde que empezó la crisis. Para ello, critica la falta de investigación, de análisis, el reportaje y los artículos de fondo y, por tanto, el papel de los periódicos como un “cuarto poder” que denuncia la corrupción y mantiene a raya a los políticos. De esta forma, recuerda que la grandeza del periodismo es su credibilidad e independencia, además de la comprobación y la ética. Esto es fácilmente demostrable con la propia experiencia, el domingo 3 de febrero con el escándalo de los papeles de Bárcenas, los quioscos de Benidorm tienen agotados El País a las 12 de la mañana.

Sin lugar a dudas, internet se ha convertido en el medio de información por excelencia para los jóvenes. Los tiempos han cambiado, y el hábito de comprar el periódico de camino al trabajo es una cultura en peligro de extinción. Cada año los periódicos impresos obtienen menos ingresos por publicidad, y lo que recaudan por el digital no suple la caída de los impresos. Por este motivo, en el libro varios periodistas se plantean poner de pago las informaciones de sus periódicos digitales. De hecho, El Mundo abrió su formato en Orbyt al que sólo pueden acceder los usuarios que pagan una cuota mensual. El País ya lo intentó hace una década y tuvo que reabrir sus informaciones al público para llegar a más gente. El pago por contenidos digitales es una idea que están llevando a cabo importantes periódicos estadounidenses pero que no garantiza la viabilidad de las empresas. Es más, en un país como España en el que no se paga ni por la música, ni por el cine, ni por los libros, se hace impensable que esa fórmula prospere. Además de por la pillería, hay factores que dificultan que la idea funcione: la facilidad que existe para abrir un nuevo medio digital gratuito donde publicar las mismas informaciones, el “copia y pega” que puede hacer que dicha información circule sin restricciones, etc.

Otra de las salidas que analizan los profesionales que aparecen en el libro es la reducción de la periodicidad. La solución que contemplan es sacar a la calle periódicos semanales, con artículos en profundidad, donde predomine el análisis y los reportajes de investigación. Como contraste a los artículos de última hora que aparecen en los medios digitales, donde la rapidez, la novedad y la brevedad son los puntos fuertes. Una idea que no parece tan descabellada como las anteriores.

“Lo importante es que el periodismo que se haga sea un buen periodismo.” Antonio Franco, director fundador de El Periódico de Catalunya. (Página 27).

“De cara al futuro, pienso que los lectores estarán educados de forma que lo “natural” para ellos será lo electrónico.” Antonio Franco, director fundador de El Periódico de Catalunya. (Página 35).

“Esto lo va a cambiar todo.” Montagut en referencia a las nuevas tecnologías e internet. (Página 61).

“El resumen de internet es un espectacular éxito desde el punto de vista de audiencia y un desastre como modelo de negocio.” Pedro J. Ramírez, director de El Mundo. (Página 251).

“La prensa sería el segundo sector, después de la construcción y el inmobiliario, en sentir el látigo de la crisis.” (Página 270).